Síntomas

Los primeros síntomas que pueden ser visibles de esta enfermedad son:

A pesar de comer mucho, se adelgaza (Polifagia)
En menor frecuencia también puede perderse el apetito y adelgazar.
Orinar mucho, si estamos hablando de un niño, puede orinarse en la cama aunque haga tiempo que esto no le ocurra. (Poliuria)
Beber mucho (Polidipsia)
Encontrarse más cansado de lo habitual (Astenia)
Cambios de humor e irritabilidad.

Ante estos síntomas se puede sospechar una diabetes, pero siempre hay  que acudir al médico para un diagnóstico profesional.

Menú